Pasar al contenido principal

Vecinos y vecinas reconstruyen la memoria del sector Plaza Acevedo en torno a conversado desayuno en el Museo

Vecinos y vecinas reconstruyen la memoria del sector Plaza Acevedo en torno a conversado desayuno en el Museo

Publicado el 20/10/2022
vecina hablando
El zoológico que se ubicaba a los pies del cerro La Pólvora, los bailes del regimiento abiertos a la comunidad y lo paseos familiares que se realizaban a orillas del río Andalién, son algunos de los recuerdos compartidos en el diálogo convocado por el Museo y al que se sumó la comunidad de distintos sectores de Concepción.

Recuerdos, anécdotas y muchas historias resultaron del encuentro denominado “Un té con memoria”, iniciativa con la que el Museo de Historia Natural de Concepción invitó a la comunidad vecina a conversar y rememorar el Concepción de antaño.

La cita se realizó el pasado martes 18 de octubre y a ella asistieron vecinas y vecinos de distintos sectores, entre los que contaron de Collao, Barrio Puchacay, Concepción Centro, Camilo Enríquez y Los Lirios, entre otros.

El zoológico del Cerro la Pólvora

Dentro de las historias recordadas, destacan las obligadas visitas al zoológico que existía a los pies del Cerro La Pólvora en los años 50, y que con unos pocos animales era un gran atractivo para niños y niñas de la época. En ese tiempo, recuerdan, el cerro estaba cubierto de árboles, lo que invitaba a las familias a realizar paseos en esta zona verde penquista.

Este zoológico sería la inspiración que dio el nombre a la llamada Villa Los Tigres, ubicada en las faldas del cerro, y que data de 1957.

Río para pasear y horrorizar

Durante los días de calor y de vacaciones de verano, la gente solía ir a pasear o acampar a las orillas del río Andalién hasta los años 80. Varias personas guardan el recuerdo de ir a pasar el día en familia a ese sector, y que a pesar que no era un río profundo, sí era un muy entretenido paseo.

Sin embargo, el río también evocó recuerdos tristes en torno a los lluviosos inviernos. Eran comunes las inundaciones en el sector, las cuales imposibilitaban el tránsito por las calles. Surgieron anécdotas de estudiantes de la ex Universidad Técnica del Estado, actual Universidad del Bío Bío, cruzando las vías inundadas para llegar a clases.

También quedó marcado en la memoria el trágico recuerdo de una madre con sus hijos que murieron tras caer a un canal que daba al río Andalién en la década del 60, hecho que provocaría que posteriormente se cerrara un gran canal abierto que existía en las inmediaciones.

El pasado sanitario del Museo

Hasta la década del 70, el edificio en el que hoy se emplaza el Museo de Historia Natural de Concepción se ubicaba un consultorio de salud, al que algunas personas que asistieron al conversatorio, recordaron haber asistido. Había una puerta estrecha y mucha gente en los pasillos, relataron.

Asimismo, donde hoy se ubica el Hospital Psiquiátrico de Concepción, funcionaba el Hospital de Infantes Leonor Mascayano. También, hasta el día de hoy existe el CESFAM Víctor Manuel Fernández, el que existe también en los relatos de antaño.

Memoria militar

El sector Collao o Barrio Puchacay estuvo densamente poblado por militares, debido a que en esta zona existieron cinco regimientos. Quienes asistieron a este espacio de conversación en el Museo comentaban que era común despertar temprano con los ejercicios realizados por los conscriptos y sus cantos de motivación.

También se recordó con nostalgia que durante la década de los 50 y 60, los cuarteles organizaban fiestas bailables abiertas a la comunidad penquista, donde el baile de moda era el rock and roll y se usaban las típicas faldas plato. Según se relató, eran fiestas muy seguras y divertidas, y una buena posibilidad de pasar un buen rato.

Otra festividad organizada en los regimientos y que también eran abiertas a la comunidad eran las ramadas del 18 de septiembre. Eran gratuitas y asistían muchas familias a disfrutar gastronómicamente y bailar las danzas típicas. En general, se rememoró con nostalgia que en esos tiempos existía una relación del mundo militar más cercana a la comunidad, tradición que se acabó con el golpe de estado de 1973.

Algunas historias de ciudad

Las memorias de la ciudad de tiempos pasados fueron varias. Las personas presentes también contaron anécdotas de las fiestas de la primavera que se realizaban en Concepción, donde eran típicos los carros alegóricos que recorrían el centro. Además, mencionaron con gran cariño el “bayón penquista”, una canción que se cantaba en las fiestas universitarias durante los años 60.

Respecto de visitas internacionales, durante las décadas del 60 y 70 Concepción recibió a Robert Kennedy, hermano del ex presidente de Estados Unidos, y de Fidel Castro, líder de la revolución cubana de aquel tiempo. Ambos recorrieron la ciudad y dieron discursos en las instalaciones de la Universidad de Concepción. Varios de los presentes en el desayuno estuvieron presentes en estas concentraciones.

Fueron muchas más las historias compartidas durante este “Té con memoria”, las que se esperan enriquecer en el segundo encuentro que el Museo de Historia Natural de Concepción organizará durante diciembre.

Desde ya, nuestra institución agradece la participación de quienes asistieron y la tremenda generosidad de compartirnos sus ricas e increíbles historias. Ellas nos permiten reconstruir la memoria de nuestro sector y de la ciudad, cuyos cambios siguen avanzando y muchas veces cubriendo los rastros que nos deja ese pasado.

Nota realizada por Rodrigo Sandoval, estudiante en práctica de Periodismo UDEC

Galería